martes, 26 de mayo de 2009

Madres añosas

Cuando iba a la escuela secundaria, a una de mis profesoras, a la que llamábamos la vieja de Ciencias, porqué así la veíamos, vieja, se le empezó a notar su embarazo. Y cual arpías quinceañeras organizadas nos mostrábamos horrorizadas ante la que creíamos madre abuela. A los veinti tantos, otra profesora cuarentona sería madre y la sensación se repetía.
Cuando cumplí 37, era yo la que estaba sentada en el consultorio del obstetra viendo como rotulaba mi historia clínica con un "madre añosa". En ese momento, sentí que la birome azul que el médico dejaba deslizar por el papel me estaba devolviendo la cachetada.
Y es verdad, no es lo mismo ser madre a los 20 que a los 40. La energía es otra. La experiencia es otra. La forma de pensar es otra. Ahora estoy segura que de haber sido mamá a los 20 hubiera sido una inmadura. En mi caso, como en el de esas mujeres a las que no entendí en su momento, es mejor eso de "añosa".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tuve a mi hija menor a los 43 años y en verdad es muy distinto a cuando tuve a la primera a los 27. Las cosas cambian pero siempre hay alegrías y desafíos.

Anónimo dijo...

Las madres añosas son más sabias...

(anónimo)

carina dijo...

Me parece que el instinto materno y el amor no tienen nada que ver con la edad.....cuando se genera esa energía de vida dentro de tu cuerpo,tengas la edad que tengas, ya sos otra, pero siempre la misma....

carina dijo...

...y si haces las cosas con AMOR estás en el camino de la sabiduría.

carina dijo...

....y si hacés todo con AMOR, estás en el camino de la sabiduría.....tengas la edad que tengas........