sábado, 15 de mayo de 2010

La oscuridad de Clara

“Todo lo que no me mata me hace más fuerte” era la frase que solía repetir Clara cada vez que repasaba su rutinaria lista de lamentos. Y hasta le sonaba creíble cuando podía sentir cómo sus labios dibujaban la sonrisa tras la que ocultaba sus quejas, a veces pequeñas, otras inmensas.
Nadie podría haber pensado, jamás, lo aturdida que estaba. Lo cansada que se sentía y lo lejos que se encontraba de apoderarse de la fortaleza soñada. Nadie hubiera sospechado que detrás de su agilidad la taquicardia la roía. Menos aun, que el insomnio le arrebataba sus sueños.
Hasta que sus uñas comenzaron a quebrarse. Su pelo a debilitarse. Sus ojeras a marcarse. Sus piernas a aflojarse y su cabeza a afiebrarse. Entonces las quejas fueron ajenas. Clara ya no respondía como antes. Ya no rendía. Ya no reía. Su personaje de heroína perdía poderes y la dejaba al descubierto.
La frase que tantas veces había dicho ya no le servía. Había perdido la confianza en sí misma y estaba a punto de declararse vencida, incomprendida, insana. El plato de lo malo superaba el peso de lo bueno en la balanza. Sintió que era el momento de buscar atajos, salidas, opciones o, simplemente, el de sentir el peso de la guillotina sobre su espíritu aguerrido.
Tomó una decisión. Recostándose en el sillón del médico psiquiatra dijo: “he venido para recuperar mi frase de cabecera”.

8 comentarios:

Mercedes dijo...

Hay tantas Claras... Almas que se sobreponen cada día a sus incontables pesares por mero sentido de supervivencia. Algunas mueren esperando hacerse más fuertes.
Buen texto.
Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Sí, como dice Mercedes Claras hay varias. Unas se sobreponen y otras aunque no mueran físicamente mueren moralmente. Me gustó tu relato.

Saludos cordiales,

Aída

Historias de Mujeres dijo...

Mercedes y Aída, es verdad que hay tantas Claras y cada una de nosotras se ha cruzado con alguna de ellas. Lo bueno es que intentan salir adelante.
Un cariño enorme y que tengan un buen fin de semana. Gracias por pasar.
GM

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Gaby!! Como siempre me encantó amiga!! Tus relatos me parecen maravillosos. En pocas palabras puedes contar una historia tan completa con un final acorde.
Feliz fin de semana!!
Besossssss

Historias de Mujeres dijo...

Gabriela muchas gracias por tu comentario. Me pone muy bien que te agraden los relatos. Un gran cariño y buen fin de semana.
GM

W dijo...

GABI.
COMO SIEMPRE MUY ENTRETENIDA LAS HISTORIAS, LA MEZCLA DE REALIDAD Y FICCION QUE HACES ES MUY GRATIFICANTE.

Historias de Mujeres dijo...

W: aunque de vez en cuando pare, siempre estaré buscando historias para gratificar y gratificarme. :)

Katy dijo...

Hola Gabriela. a veces hace falta un diván de psiquiatra para recuperar la cordura. Besos